Jueves, 15 / Oct / 2021

Ultima actualizacionMar, 12 Oct 2021 6pm

Diseñado por Pyndoo

Usted está aquí: Sucesos La Ordenanza de Convivencia prevé sanciones al botellón por tomar cualquier bebida e irrumpir en el descanso

La Ordenanza de Convivencia prevé sanciones al botellón por tomar cualquier bebida e irrumpir en el descanso

La nueva Ordenanza de Convivencia y Civismo del Ayuntamiento de Valencia prevé sanciones al botellón no solo por beber alcohol, una circunstancia que ya contempla y para la que prevé multas la ley autonómica, sino por consumir cualquier otra bebida en la vía pública en grupo y por ocasionar molestias a los vecinos o irrumpir en su descanso. Así, se plantean multas de hasta 750 euros por esos motivos.

De este modo lo ha indicado este jueves el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, en la rueda de prensa en la que ha dado a conocer el borrador de esta norma municipal, "una herramienta importante que va a ayudar a generar más espacios de seguridad donde se garanticen los derechos y libertades". El edil, que ha señalado que ha sido un texto "costoso" de elaborar, ha destacado que la ordenanza "pretende ser preventiva, sancionadora y educadora".

"Pretende ser un espacio de generación de salvaguarda, de promoción de derechos y libertades" y "abarcar muchas cuestiones" para ser un "elemento útil y no una mera declaración de intenciones". Cano ha subrayado que esta norma hará frente "a situaciones que no son delitos, que no puede ir a los juzgados y que escapan de esa ordenación".

El responsable municipal, que ha considerado que se trata de una ordenanza "preventiva de situaciones más graves", ha resaltado que "sancionará hechos predelictivos" o que están "en la antesala de los delitos" y ha citado entre ellos el acoso callejero, la xenofobia o el racismo. En conjunto, se plantean sanciones desde muy leves, hasta graves y muy graves, con cuantías de hasta 750, 1.500 y 3.000 euros.

Igualmente, ha valorado los "mecanismos de mediación" que establece y ha destacado la apuesta municipal por esta vía "para la resolución de conflictos". Cano ha expuesto que en el texto está también presente la participación y ha avanzado que prevé una "Mesa de Convivencia" con "distintas entidades" para anticiparse "a situaciones de riesgo de la convivencia" o abordar los problemas ya existentes en este ámbito.

El edil ha agradecido la colaboración de colectivos como la hostelería, los consumidores y las asociaciones de vecinos en la conformación del documento, que también recoge la realización de campañas informativas "que ayuden a educar y a sensibilizar" a la sociedad.

A esto se suma la edición de guías didácticas de la nueva ordenanza que se repartirán en todos los centros educativos de la ciudad con el objetivo de "crear ciudadanía" y lograr una Valencia "más amigable, cercana y respetuosa con las diferencias".

Aarón Cano ha explicado que se pondrá en contacto con los grupos de la oposición municipal --PP, Cs y Vox -- para hacerles partícipes del documento y procurar que "tenga el mayor consenso posible en el pleno del Ayuntamiento" cuando llegue para ser ratificado.

Por lo que respecta al botellón, el titular de Protección Ciudadana ha aseverado que esta ha sido "la parte más complicada de toda la ordenanza" y la que "más debate legal ha generado dentro de los diferentes servicios del Ayuntamiento para ver cómo afrontar las sanciones". Ha dicho que se podría haber cogido "el camino fácil" y haber establecido "sanciones sin recorrido legal" pero ha asegurado que se quería contar con una ordenanza que fuera una "herramienta útil para la Policía Local" y otros servicios municipales.

Así, ha hablado de poder garantizar la sanción y de contar con una "herramienta administrativa" para atajar el botellón. "Está todo pensado para no colisionar con un marco legal superior", ha afirmado, además de resaltar que se ha trabajado con la idea de reforzar la convivencia.

El edil ha precisado que la ordenanza prevé multar a quienes convoquen botellones a través de redes sociales y a quienes interrumpan el derecho al descanso. Por ello, ha señalado que no se centra en la sanción por consumo de alcohol, ya recogida en la ley autonómica, sino en la dirigida "a actividades de ocio no autorizadas con actos de consumo de bebidas alcohólicas o no alcohólicas y otros productos como alimentos por grupos que alteren la pacífica convivencia ciudadana o el descanso de los vecinos".

"Queremos minorar el botellón", ha insistido Cano también desde el ámbito de las molestias a vecinos y de la convivencia. Por otra parte, la nueva ordenanza cuenta en su primer capítulo con un espacio dedicado a conductas que atentan contra la libertad de las personas, ha explicado el concejal, que ha hablado de situaciones de xenofobia, racismo o sexismo. "Si bien no son delictivas anuncian la comisión de un delito o, en todo caso, lo previenen".

En su segundo apartado, el texto prevé actuar ante los grafitis en los ámbitos público y privado, y en el tercero, con sobre usos impropios y deterioro de espacio público --actos vandálicos, dificultades al trabajo de los servicios de emergencia o uso de las instalaciones deportivas al aire libre fuera de los horarios establecidos--.

Además, el capítulo se dedica a la prevención de comportamientos sexuales inadecuados "como el acoso callejero que aun sufren las mujeres" con el fin de generar mayor protección y con faltas muy graves de hasta 3.000 euros. Asimismo, dedica otros apartados a la realización de necesidades fisiológicas en la vía pública, con sanciones de hasta 750 euros, y las deposiciones y micciones de mascotas. La mediación queda recogida en el capítulo 9.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar